Home » Headline, Lo más nuevo, Nacional, Periodismo Ciudadano

Chapo, el ídolo del pueblo

Escrito por el 5 marzo, 2014 – 9:473 Comentarios
Chapo, el ídolo del pueblo

Detrás de todas las noticias acerca de la captura de uno de los narcos más buscados, queda el agrio sabor al culto que se le ha creado a Joaquín Guzmán Loera “El Chapo”.

Un hombre admirado por muchos, por el brillo de su poder, de su inmensa riqueza material, de sus mujeres; todo esto lo transformó en una leyenda envidiable. El ídolo de una sociedad que quisiera tener lo que él tuvo: poder.

Basta ver uno de los documentales que hizo televisa para mostrar la forma en que disfrutaba su vida El Chapo, lo que contenía su refrigerador, sus armas, su seguridad, su imperio, etc.

¿Por qué venden más la historia de un narco? ¿Por qué no entrevistar a un soldado mexicano que fue designado para esta captura y enriquecer el orgullo de la misma?

Lástima y repugnancia es lo que provoca esta admiración a un hombre que con base en hechos corruptos, chantajes, asesinatos y siempre escudándose en un arma logró ese poderío.Un hombre que se ganó la admiración a través del miedo, miedo infundado en la población cercana y lejana, con amenazas y daño a muchas familias sofocadas por la pérdida de vidas humanas, coartadas por las drogas.La admiración la deberíamos tener para la gran mayoría de mexicanos que se ganan cada peso trabajando, que optan por el camino difícil para obtener lo necesario; aquellos para los que la ambición material es la menor de sus preocupaciones, que cumplir sus sueños les ha llevado un gran esfuerzo de tiempo y trabajo.

Esa gran mayoría de la población que prefiere ganarse el respeto y la admiración basándose en los valores, la enseñanza, el trabajo, sin pasar por encima de los demás.

La población mexicana que se ha caracterizado por conocer, admirar e envidiar la vida de una persona que no tiene el más mínimo respeto siquiera hacía sí mismo, que no tiene valores y que su poderío se basa en la cobardía de las armas y sus escrúpulos, debería poder aprender más que el nombre de Joaquín Guzmán.

El Chapo no puede ganar respeto por sí solo, ¿quién sería si no tuviera armas, si no pudiera amenazar, si no tuviera un mercado negro?

@NellyBo

3 Comments »

  • Luis dice:

    La falta de valores, de cultura, y directrices como sociedad, que no tienen nada que ver con la situación económica o al menos no es factor determinante, son las que nos tiene sumidos en esta miseria, puesto que hay personas que son humildes pero honradas y así también hay personas que no tienen carencias pero ambición material excesiva si, aunado a la falta de identidad, puesto que cualquier ídolo de barro es para esta sociedad digno de admirar.

    Saludos.

  • Agustin dice:

    Excelente nota de la autora, como tantas otras, ya que se documenta perfectamente como este tipo de personajes logran corromper a sociedades y gobiernos por igual, presumen su modo extravagante de vida. Curiosamente el origen de todos ellos, el mismo, inadaptados o resentidos sociales sumergidos en la extrema pobreza, analfabetas, ignorantes que en muchas ocasiones cambian un lapso de vida de reyes o magnates, siendo los amos y señores que les brinda su poderío económico y de fuego, por una bala o una reja, factura que tarde o temprano llega y por cierto cara, que pagarán de manera consciente, decidida y sin regateo alguno. Repugnancia total.

    Estoy de acuerdo con entrevistar, reconocer, galardonar al soldado que se jugó la vida en la detención de este delincuente y otros tantos de esta calaña, así como a los que se la juegan día a día combatiendo al narcotráfico y a la delincuencia organizada. El Estado Mexicano Debería condecorarlos en público, para que la sociedad los reconociera y congratulara, empero no es fácil, muchos de los que dan la cara son asesinados, y en ocasiones las familias laceradas, sufriendo las consecuencias de la bajeza de dichos delincuentes. Desafortunadamente no hay garantías, para ello.

    Finalmente resulta aún más alarmante, nauseabundo como se da cuenta del culto a un delincuente; a un delincuente que según el Estado confesó haber asesinado entre 2,000 y 3,000 personas, debería darnos vergüenza, asco, vómito como sociedad, este tipo de acciones de venerar, idolatrar o admirar a un homicida, narcotraficante, hasta donde hemos llegado. Ello demuestra que el entramado social mexicano está roto; lo peor aún hasta donde llegaremos como sociedad que esta cambiado sus valores, sus reglas morales, su ética, si es que alguna vez la tuvo. Por nosotros y por nuestras generaciones futuras no me gustaría la desagradable sorpresa que con tantos cambios a nuestro marco legal, ahora nuestros legisladores de forma perspicaz pretendieran llevar a cabo reformas en favor de las manifestaciones o en apoyo del narcotráfico y delincuencia organizada.

    México, me das lástima.

  • Frantz dice:

    El problema es la falta de oportunidades laborales, si un capo del narcotrafico ofrece mas que un trabajo de 8 horas a una persona con licenciatura y con deudas hasta el tope por mantener a una familia, es casi inebitable, la gente no va a morir de hambre si antes tiene alguien que le ofresca una “mejor vida” aunque relamente mucho mas corta pero mejor vida.

    la falta de buenas oportunidades laborables, los precios elebados de la canasta basica, la pobre educacion de las escuelas y universidades y aunandole politicos corruptos hacen que este tipo de personas sean vistos como dioses salvadores, es una lastima pero es una realidad.

Deja tu comentario!

Agrega tu comentario, o trackback from your own site. You can also Suscribete a los comentiarios vía RSS.

Be nice. Keep it clean. Stay on topic. No spam.

Puedes usar estos tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>