Marcha 8 de marzo: #VivasNosQueremos

Parece que hace falta explicar por qué marchamos

Texto y fotos por Andrea Triay

Instagram @triyaandrea

El pasado 8 de marzo  se realizó un paro de mujeres a nivel internacional, 54 países y más de 200 ciudades participaron este año. México, uno de los países con más altos índices de feminicidios en el mundo, no fue la excepción: las mujeres mexicanas salimos a exigir fin a todas las formas de violencia machista.

Parece que hace falta enumerar una y otra vez las razones por las cuales mujeres protestan: contra la violencia que vivimos todos los días en la calle, violencia en el hogar, violencia en la escuela, en el trabajo; contra el abuso sexual,  el matrimonio infantil, violaciones normalizadas a las mujeres, contra el creciente número de feminicidios, contra violencia obstétrica, contra la cosificación del cuerpo femenino, a favor de la interrupción legal del embazo, igualdad en salario, a favor de la diversidad y libertad sexual, contra la homofobia, contra la mutilación genital, a favor de la participación política efectiva de las mujeres, a favor de que los hombres participen en las tareas del hogar y la crianza de sus hijos, a favor de la educación sexual, al acceso de anticonceptivos para menores de edad, contra el embarazo infantil y adolescente…  CONTRA TODAS LAS FORMAS DE DISCRIMINACIÓN A LA MUJER EN EL MUNDO.

Hay que seguir explicando por qué no tiene caso clasificar a las mujeres que van a marchar ¿feministas, veganas, lesbianas, bisexuales, transexuales, monjas, madres, trabajadoras, ecologistas? Porque el 8 de marzo somos mujeres y luchamos por el derecho de la otra a no ser violentada, a no ser asesinada sólo por ser mujer, a ser escuchada y valorada por sus capacidades y no por su ropa.

Seguimos cuestionando a las mujeres que decidieron mostrar sus senos como protesta simbólica a la cosificación de los cuerpos, a la estigmatización de los senos femeninos. Para algunos es más importante que las mujeres no rayen paredes, que no griten o digan groserías. “Pueden salir a manifestarse pero ¿por qué destruir?” ,“¿por qué algunas no permiten que los hombres marchen con ellas?” Sencillo: porque después de vivir día a día siendo mujer, soportando cosas que ni sabes que soportas, puede que tu reacción sea violenta, puede que hayas decidido excluir a los hombres por completo de tu vida así como muchas veces fuiste excluida por ser mujer. Porque para ser escuchadas muchas veces es necesario gritar #AlertaQueCamina, porque para que el paro de mujeres quede en la memoria de la población un poco más de tiempo hace falta rayar las paredes #NiUnaMenos.

Parece que  debemos justificar que no estamos locas, que tener un Día de la Mujer no es una característica más de nuestro carácter caprichoso. Parece que no basta con explicar que #NosotrasParamos cada 8 de marzo en conmemoración a la muerte de más de 130 trabajadoras que fueron calcinadas en una fábrica de New York en 1908 después de que el dueño ordenara provocar un incendio como consecuencia de que las trabajadoras exigieron una jornada laboral de 10 horas, salario equivalente al de sus compañeros y mejores condiciones higiénicas.

No basta con rabiar al saber que 40 niñas murieron calcinadas este 8 de marzo en una casa hogar de Guatemala cuando protestaban para mejorar las condiciones del albergue.

Estamos cansadas de tener que explicar una y otra vez que el Feminismo no es lo contrario al Machismo, que no buscamos la superioridad de las mujeres sobre los hombres. De explicar porque los feminicidios no son homicidios. Porque las mujeres luchamos contra una estructura social que violenta a las mujeres en todos sus niveles.

Así que el próximo año saldremos de nuevo a las calles a exigir que paren todas las formas de violencia hacia las mujeres porque #VivasNosQueremos. Porque no es normal que nos encierren o morir calcinadas en un incendio por “portarte mal”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *