#Cónica Ni una más, ni una menos

Ni una más, ni una menos: un clamor que debe ser nacional

Texto y fotos por  Laura Itzel Domart

@LauraDomart

Lucía Pérez se convirtió en el estandarte de una lucha infinita. Y es que el aterrador asesinato de la joven argentina movilizó a América Latina, con la consigna: Ni una menos. Esto, porque los feminicidios se han convertido en una práctica recurrente; tan sólo en México, siete mujeres son asesinadas diariamente, según cifras de la ONU.

Por esta razón, en nuestro país también gritamos: ¡Ni una menos!, ¡nos queremos vivas!, ¡alto a los feminicidios!, porque la violencia contra nosotras debe parar. “Basta de que debamos tener miedo por salir de noche, de día, a todas horas”, dijo una joven oriunda de Ecatepec, durante la marcha del Ángel de la Independencia a Bellas Artes.

En el micrófono se sucedían los distintos testimonios de esta violencia,  que ha derivado una crisis de Derechos Humanos. Entre los decires, las ideas se repetían sin parar, pues las mujeres encontramos una tribuna para manifestar el miedo con el cual caminamos, vivimos… Y a pesar de que muchas hiciéramos silencio, todas hemos sido víctimas de este sistema.

img_0473

Yo, por ejemplo, no hablé… Preferí observar y tratar de recordar la infinidad de veces que me he sentido violentada por un hombre. Sin embargo, con el tiempo las cosas se suprimen, se olvidan para que duelan menos… Y entre retazos de memoria, recuerdo a un hombre golpeando a una mujer embarazada. La recuerdo llorando en el suelo, mientras él la pateaba sin parar. Y así, con escenas como ésta, se crece, se llora, se camina, se vive. Se aprende a vivir. ¿En qué mundo se debe aprender a vivir con miedo?

Inevitable digresión. Pero supongo que para cualquier mujer es difícil no recurrir a su arsenal de vivencias, de dolores. “No fue la hora, no fue el lugar. Fue la violencia patriarcal”, se dijo a lo largo de la marcha para aludir a la ya común justificación de los feminicidios.

Política de desgaste: una perenne injusticia…

Humberto Padgett, autor de Las muertas del Estado, señala que uno de los motivos por los cuales el asesinato de mujeres ha aumentado, es la impunidad. Es decir, los delitos no se investigan y por lo tanto, no se detiene a los culpables; o bien, una política de desgaste comandada desde el mismo Estado, que consiste en alargar el proceso judicial.

Caso 1. Irinea Buendía caminó en silencio, con una cruz rosa en la mano. Ella es madre de Mariana Lima Huerta, quien fue asesinada por su ex-pareja, el policía Julio César Hernández Badillas, en 2010, en el municipio de Chimalhuacán, Estado de México. No obstante, el culpable no fue detenido sino hasta seis años después de haber cometido el crimen, el 15 de junio de 2016.

Irinea Buendía Foto: Laura Itzel Domart

Irinea Buendía. Foto: Laura Itzel Domart

Caso 2. Silvia Vargas dice que a ella le apena causar molestias (causar tráfico en la ciudad), pero es que “es la única forma de que se den cuenta de lo que está pasando”. Su hija es María Fernanda Catalina Rico Vargas y también fue asesinada por su esposo en 2014, en Ecatepec, Estado de México. Sin embargo, las autoridades “dictaminaron” que en realidad se trató de un suicidio; esto, a pesar de los rastros de violencia que presentaba el cuerpo de Rico Vargas. Sin importar los dos años de inacción, Silvia insiste en encontrar justicia.

Silvia Vargas. Foto: Laura Itzel Domart

Silvia Vargas. Foto: Laura Itzel Domart

Ahora bien, si continuamos la lógica de desgaste, habrá que preguntarse cuántos casos continúan abiertos, sin que antes las víctimas hayan sido ultimadas en el camino para exigir justicia; como el caso de Maricela Escobedo, quien fue asesinada mientras protestaba por el asesinato de su hija.

Por ello, hoy la lucha no sólo es para exigir justicia, sino también para transformar nuestro sistema judicial y educativo, por uno justo, capaz de condenar la violencia. La lucha hoy es por la vida y la paz, porque merecemos vivir en paz.

img_0476

img_0471

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *