#Crónica Ayotzinapa: 2 años

Dos años de Ayotzinapa: caducidad espiritual

Texto y fotos por: Erik Meneses

Twitter: @Eriko_Stark

Facebook: Eriko Stark

 

A dos años de la desaparición forzada de los 43 estudiantes de la normal Rural de Ayotzinapa, Guerrero; el gobierno de Enrique Peña Nieto  sigue sin ofrecer la verdad y justicia a los padres de familia. Las investigaciones hechas por el cuerpo judicial han sido turbias y poco congruentes, evidenciando incertidumbre, cinismo y procesos corruptos que sólo aumentan el dolor de las familias y de la sociedad fracturada.

La tardea grisácea con mejillas de sol, una ligera llovizna luminosa fue testigo de cientos y miles de personas que se manifestaron provenientes de la ciudad y otras localidades. La memoria sigue viva, y la determinación parece disminuir entre grupos. Existe una demanda permanente al gobierno y las voces siguen gritando, pero por algún motivo el espíritu de nuestra sociedad parece haber disminuido.

En punto de las cuatro de la tarde,  diversas escuelas (UNAM, IPN, UACM, COLMEX, etc.) se reunieron juntos con sindicatos y otras instituciones de otros municipios. Sumados a estas personas de todos contextos que han resentido la noticia de una masacrase sin precedentes. Desde el Ángel hasta el Zócalo marcharon, pero las medidas se seguridad fueron más rígidas y organizadas.

Algunos grupos marchaban con orgullo y energía, pero el colectivo principal (el de los padres) se veía apagado, algo agotado. Los machetes estaban oxidados de tanto posar para las fotos, los cantos se repetían como mantras sin vida, nunca se había visto una marcha social convertirse en una turística manifestación llena de un anarquismo empobrecido sin gloria, incluso la transgresión y la violencia parecía no tener sentido frente a un luto.

Las demandas siguen en pie, pero ya existen investigadores que han tomado esta lucha logrando copilar suficiente información para llevar nuevas acciones, nuevas luchas. El olor a drogas se contaminaba con el tabaco y la tierra mojada, los policías negociaban con los anarquistas y los grupos de emergencia y paz, todo parecía condenado a un desastre de tristeza y miseria, una chica se puso a orinar y defecar en la plancha.

A dos años de la marcha, existe un terrible miedo, que esos dos se conviertan en 48 intentos de reclamar una masacre que el gobierno simplemente ignoró y sigue como si nada. El 2 de octubre se acerca y esa nostalgia de la derrota parece prevalecer en gran parte de los marchantes. Es espíritu sigue, pero su esencia pierde color.

 

img_0328

img_0333

img_0343

img_0386

img_0422

img_0426

img_0432

img_0433

img_0435

img_0401

img_0404

img_0418

img_0437

img_0400

img_0300

img_0305

img_0311

img_0295

img_0272

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *