Bazares alternativos: de lo bueno, lo mejor

Bazares alternativos: de lo bueno, lo mejor

Por Anabel Lugo

@alugocruz

Existen alternativas viables para vivir de una mejor manera dentro de una sociedad comandada por la producción (masiva e indiferente) de productos para consumo humano, la cual tiene un impacto negativo en el ambiente y las personas.

Actualmente, esas posibilidades están dentro de bazares o mercados donde se congregan grupos de jóvenes (la mayoría), quienes ofrecen ropa, artículos para el aseo y cuidado personal, así como alimentos orgánicos, estos últimos con mayor demanda entre los visitantes, ya que son libres de pesticidas, alteraciones genéticas y, en algunos casos, de derivados animales.

La razón de su existir radica en la necesidad de comerciar, pero al mismo tiempo informar a sus visitantes acerca de los beneficios (para las personas y su entorno) al adquirir estos bienes.

consumo1

***

Cada 15 días, en la ciudad de México, Adriana Guerrero, organizadora de un bazar alterno, reúne a decenas de participantes para mostrar, orientar y vender una gran variedad de productos comestibles, los cuales destacan por ser veganos y orgánicos, es decir, no contienen derivados de animales, no son probados en ellos y sus ingredientes son naturales (cultivados y preparados manualmente en huertos locales).

A un año de su existencia, el Bazar Vegano y Artesanal es un proyecto que nació por la necesidad de ofrecer una alternativa alimentaria y saludable, fundamentada en el veganismo. El término implica una práctica más allá de la alimentación, comienza con la decisión personal manifestada mediante prácticas a favor de los animales y seres humanos. Para Adriana “no es una dieta (como muchas personas creen), implica el respeto hacia todos los seres vivos”.

Talleres y conferencias son el complemento esencial para eliminar prejuicios y dudas de quienes asisten: ¿Qué es el veganismo?, ¿cómo sustituir los lácteos?, ¿qué pasa con los postres? Son algunas de las incógnitas a resolver en este espacio.

bazar-vegano-df-640x450

La curiosidad y las dudas respecto a esta forma de vida han hecho que cada quince días se acerquen más visitantes y descubran dentro del bazar “ricos sabores y artículos únicos” que garantizan la satisfacción de quienes los consumen. Tal es el caso de Evolución consciente, panadería y repostería libre de lácteos, huevos y manteca, que por sus costos es accesible para una mayoría poblacional.

Actualmente, el bazar se ha convertido en una opción para quienes padecen alguna enfermedad: “la gente que tiene diabetes asiste con nosotros porque no debe consumir dulces; aquí está la opción”, explica Guerrero. La razón se sustenta a través de la Asociación Americana de Dietética (ADA por sus siglas en inglés): las “dietas vegetarianas adecuadamente planificadas, incluidas las dietas totalmente vegetarianas o veganas, son saludables, nutricionalmente adecuadas, y pueden proporcionar beneficios para la salud en la prevención y en el tratamiento de ciertas enfermedades”.

***

Participar en el bazar implica tener consciencia de lo que se ofrece, es decir, se debe garantizar que ningún producto tenga derivados de origen animal, porque sus participantes son el reflejo de un bazar vegano y artesanal, como su nombre lo indica.

Los complementos como platos, vasos, utensilios y bolsas, deben ser amigables con el medio ambiente. “Si detectamos a alguien que no cumple con ello, debe ser retirado” menciona la organizadora. En caso de que visitantes divisen algo similar, lo pueden reportar en el momento.

Para que mercados y bazares lleguen a más personas y a distintos lugares, es preciso encontrar sitios adecuados. En su caso, Adriana trabaja para lograr ese acercamiento, sin embargo es menester la búsqueda; por ello, se encuentra en la disposición de aceptar las propuestas de quienes se dirigen desde otros puntos de la Cuidad de México hasta las actuales sedes (colonia del Valle y Narvarte), para no centralizar el proyecto, como se ha pensado en algunos momentos.

Desde luego, el Bazar Vegano y Artesanal es uno de varios lugares en donde el intercambio de saberes y mercancías benéficas para la salud y el ambiente son la esencia de su existencia.

Catalogados como una moda, pero al mismo tiempo, como una mejor elección de cambiar nuestro presente hacia un mejor futuro, cada día existen más lugares alternos. Por supuesto, el cambio emerge desde las personas y la decisión está en ellas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *