La sustentabilidad como negocio: PET

La sustentabilidad como negocio: PET

Por Nery González

@nery_bombito

Jorge Díaz trabaja en la zona centro de la ciudad de México, a diario parte del municipio de Nezahualcóyotl, Estado de México, hacia su trabajo. Al terminar su jornada, junta las botellas de PET que entre él y sus compañeros generan. Después de aplastarlas llega a su casa y las deposita en un costal, mismo que terminado el mes lleva a vender en un local a la vuelta de su casa en el cual le pagan 4.50 el kilo de plástico.

El Polietileno Tereftalato, conocido como PET, se utiliza en productos como refrescos, aceites, agua, cosméticos, películas transparentes, fibras textiles, laminados de barrera (interior de los envases de productos alimenticios), envases al vacío, bolsas para horno, bandejas para microondas, cintas de video y audio, geotextiles (pavimentación/caminos), películas radiográficas, aclara la Asociación Nacional de Industrias del Plástico.

Entre los plásticos, según su comportamiento al calor, se dividen en dos: los termoplásticos, maleables al contacto con el calor y una vez fríos se endurecen; y los termofijos, los cuales al moldearse nunca vuelven a ablandarse. El PET es uno de los seis tipos de termoplásticos, ya que cada uno tiene una aplicación diferente dentro de las industrias.

Cada envase de PET es fabricado con resinas vírgenes que son especiales para contener productos de consumo humano. Es utilizado dado que es transparente, el material es resistente, liviano, impermeable, no tóxico y de fácil manejo para los consumidores.

A nivel nacional se generan 833 mil toneladas anuales, según un reportaje publicado por Gabriela Gutiérrez para CNN Expansión titulado “Desorden Plástico”, es decir, que cada persona genera 7.2 kg al año.

En México “el valor del mercado de reciclaje del PET supera 4,000 millones de pesos, lo cual representa 10% del valor total de la industria del plástico, según calcula Carlos Saldate, presidente de los recicladores de la Asociación Nacional de Industrias del Plástico (Anipac). Actualmente, 180 empresas atienden esta industria, muchas de ellas, como PetStar, Morphoplast y Novapet, fueron fundadas en la última década, cuando explotó el consumo de envases de PET en el país”, según datos recabados por Gabriela Gutiérrez.

En un ámbito local, en el Distrito Federal se acumulan 26 mil 565 toneladas diarias de plásticos, entre ellas el PET, así lo indica el Inventario de Residuos Sólidos del Distrito Federal del año 2011. El mismo documento señala que sólo el 34% de este residuo sólido de manejo especial es aprovechado para ser reutilizado y generar nuevos envases con resinas recicladas.

De los pepenadores a los recolectores urbanos

Jorge comenta que la máxima cantidad que ha llegado a juntar en un mes es de 15 kilos. Cuando acude a vender lo recolectado, observa que hay gente con costales más grandes, “en ocasiones llegan personas en camionetas que descargan los bultos, los acomodan en las básculas y se fijan que marquen bien la cantidad.”

Antonia López es un ama de casa que va “juntando” los envases que cada integrante de su familia lleva a la casa, al igual que Jorge, aplasta el PET y lo guarda en bolsas transparentes, en su domicilio se pueden observar que algunas ya están selladas con cinta canela porque ya están llenas. Ella menciona que sólo cuando se le termina el espacio para seguir acumulando los bultos o al necesitar dinero, acude a vender lo recaudado. “Lo más que me han pagado por lo que llevo han sido 150 pesos, a veces siento que me roban porque creo que pesan mal sus básculas.”

Para Jaime Cámara, director general de PetStart,la planta recicladora más grande de América Latina, Jorge y Antonia representan lo que han denominado “recolectores urbanos”, los cuales se caracterizan por acopiar el PET sin que sea su ingreso principal, “esta actividad ha ido en aumento, la cultura de la gente por la recolección es mayor y son uno de los eslabones del circulo virtuoso para la sustentabilidad del material.”

En la actualidad el acopio, definido por Jaime Cámara como el sistema de recolección intensivo en mano de obra y mayor logística, es una actividad que lleva a cabo por los pepenadores y por los recolectores urbanos. Estos últimos incluyen, además, el acopio social entendido como el plástico recaudado por escuelas, instituciones o grupos organizados de personas que obtienen beneficios ya sean económicos o de descuentos por entregar ciertas cantidades.

Por su parte, para los pepenadores que obtenían ingresos adicionales a su trabajo por la venta del PET seleccionado de entre todos los residuos sólidos que llegaban a los depósitos finales, esta actividad se ha visto mermada por la recolección urbana, así lo señala Guadalupe Morales, trabajadora del servicio de recolección de basura en la zona oriente del Estado de México, “ya no llega el PET a los depósitos, las personas los separan y ya no lo tiran a la basura.”

A diferencia de los recolectores urbanos, PetStar, empresa conformada por Grupo Yoli, las Embotelladoras de Colima y Nayar, las corporaciones Rica y Del Fuerte, Arcacontinental, Bepensa y Coca-Cola, recolecta al año 80 mil toneladas del material. Jaime Cámara indica que esto lo hacen a través de Avangard México S.A de C.V.

Avangard México es su subsidiaria, la cual posee una red de recolectores modernos y pepenadores. Esta empresa se encarga de comprar el PET mismo que se canaliza según sus características y usos, Cámara señala que “tiene una infraestructura de generadores primarios distribuidos en 8 plantas de acopio a granel de envases traslúcidos, color, plástico, que a su vez, al ser acopiados, los compactan y esas pacas son llevadas a Toluca.”

Para recolectar este material, en el país hay ocho centros de acopio de la empresa ubicados en Distrito Federal, el Estado de México, Acapulco, Querétaro, Altamira, Tamaulipas, Mérida, y San Luis Potosí.

Jaime Cámara indica que en Angard dan empleo a 4 mil pepenadores, cuentan con 300 empleados y a su vez realizan campañas para que otros sectores sociales realicen la recolección de PET. Al cuestionarle las zonas geográficas con mayor producción y acopio dice que las zonas metropolitanas es donde hay un mayor volumen porque al haber más densidad de población, también se generan mayores cantidades de residuos.

¿Cómo se obtiene la resina reciclada de uso alimenticio?

Al hacer un énfasis en PetStar, de las 80 mil toneladas anuales, al ser canalizadas para elegir los envases que son aptos para reutilizarse, cabe aclarar que una botella cuando se le introducen líquidos u alguna otra sustancia es inválida para el proceso, aclara Aleida Rueda periodista especializada en ciencia, llegan a PetStar 60 mil.

Antes de su arribo a la planta, en los acopios de Avangard México, se recolecta el plástico y en forma de pacas son llevadas a la planta de reciclaje ubicada en el Estado de México, donde pasan por un proceso de prelavado que se lleva a cabo en una máquina que limpia el exterior de las botellas, retira las etiquetas y separa los recipientes de colores de aquellos transparentes y de diferente material al PET.

Una vez separadas las botellas de colores de las transparentes, se muelen las botellas para transformarlas en hojuelas, después son lavadas para eliminar pegamentos o material que no sea PET, para después eliminar el agua y la humedad.

Posterior a la obtencióndel material se toman muestras para evaluar la calidad del mismo, se eliminan partículas residuales de color y metálicos; en el área de extracción funden y transforman en resina, luego pasa por nitrógeno para remover sustancias volátiles y de manera final en la policondensación el equipo cristaliza la resina para mayor resistencia.

Con este proceso se obtiene la resina de grado alimenticio, que es utilizada para generar nuevos envases. Esto les representa un ahorro a las empresas ya que la sustentabilidad del material hace menos costoso el proceso de producción porque reduce el gasto de resinas vírgenes por las recicladas. En el medio ambiente también existe una reducción de dióxido de carbono que se emite durante la elaboración de envases.

Involucrados con el PET

A partir de datos obtenidos del informe que realizó la Secretaría del Medio Ambiente del Distrito Federal acerca del PET en el año 2000 indicaban que “según estimaciones de la Asociación para Promover el Reciclaje del PET, A.C. (APREPET) la demanda de PET para fabricación de envases, que existe actualmente en el Distrito Federal es de 55,800 toneladas al año.” De esta cantidad la mayor parte fue empleada para refrescos (52.8%), le siguieron el uso para envases de agua purificada (14.9%), aceite (14.5%), alimentos (7.0%), entre otros.

Ésta ha aumentado significativamente a lo largo de una década pero aún no existen estudios o mediciones por parte de instancias gubernamentales para saber la situación actual del PET. Las cantidades de acopio y reutilización se obtienen por cada empresa recicladora.

Jaime Cámara apunta que en este año México se ha posicionado como uno de los países en potencia en reciclado de envases. Al referirse al trabajo de PetStar comenta que ellos están trabajando en conjunto con una empresa norteamericana que les provee de la tecnología y capacitación al personal para hacer el proceso de reciclado de primer nivel.

A comparación de años anteriores en los cuales no existía un interés por parte del gobierno enpromover el acopio social de PET ni el de las personas por recolectarlo en sus círculos cercanos, ya sea en el trabajo u hogar, a principios de esta década y a partir de las campañas de acopio y la incursión de programas a las escuelas se ha promovido esta práctica.

Como conclusión se puede afirmar que en México la sustentabilidad del PET es vista como un negocio para los recolectores urbanos y pepenadores al acopiar los envases y venderlos. Mientras para los centros de reciclado como PetStar son un eslabón importante porque al ser cada vez más recolectores, sus acopios son mayores y consiguen que sus envases sean sustentables aunque ello no significa que la producción de bebidas disminuya.

Por Nery González.

Por Nery González.

2 thoughts on “La sustentabilidad como negocio: PET

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *